Diferencias entre equipo y grupo

Una de las competencias básicas que se requiere hoy en día en muchos de los trabajos, es la capacidad de trabajo en equipo. Dependiendo de cuál sea el diccionario de competencias consultado, encontraremos definiciones diferentes, pero todas ellas tienen una misma esencia: un grupo de personas que trabajan coordinadas por un objetivo común.

Por lo tanto, podemos decir que un equipo es un grupo de personas, pero ¿es un grupo de personas un equipo? ¿Sabemos en qué se diferencian?

Veamos esta infografía que he creado para la ocasión, en las que se pueden ver esas diferencias de forma gráfica:

201720grupo20vs20equipo

 

Como podemos ver, desde el primer momento, ambas definiciones nos dejan claro que existen algunas diferencias significativas entre un equipo y un grupo.

En la definición de Robbins, se hace alusión a individuos que interactúan y son interdependientes para lograr objetivos particulares; por eso, se habla de grupo.

Katzenbach y Smith hablan de un equipo, de personas con capacidades complementarias, con un objetivo común y una responsabilidad compartida.

Se puede ver, en primer momento como la forma de comunicación, los objetivos y la responsabilidad difieren entre ambas. Para entrar en detalle y definir un poco mejor el esquema de la infografía, iremos una por una.

Diferencias entre equipo y grupo

1. La jerarquía.

En un grupo la jerarquía existe, es clara y respetada. Se trata de estructuras que suelen ser más rígidas en las que existe un superior jerárquico y varios colaboradores. Como los organigramas a los que estamos más acostumbrados.

Sin embargo, en un equipo, todos los miembros están al mismo nivel, se trata de una estructura más plana en la que la responsabilidad es compartida. La ventaja que consigue el equipo en este caso es el dinamismo a la hora de trabajar, pudiendo abarcar diferentes áreas en un mismo conjunto y facilitando que se compartan ideas, aprovechando las sinergias.

2. La formación.

Lo más importante en este punto es saber que en el caso de los equipos, se trata de personas con diferentes especialidades, es decir, multidisciplinares. El proyecto definirá las necesidades que tenemos en cuanto a las características requeridas para los profesionales que formarán parte de él, siendo lo más habitual que los equipos sean multidisciplinares y se complementen.

En el caso de grupos, no existen requisitos fijos, sino que existe una formación variable dependiendo de cada uno. No es requisito indispensable que sea multidisciplinar, puede darse el caso de que todos los componentes tengan la misma formación académica o sean especialistas en el mismo área.

3. Los objetivos.

Un grupo no definirá unos objetivos comunes que necesiten de la implicación de todos para conseguirlo, como sí lo hará un equipo, que trabajará codo a codo para alcanzar los objetivos propuestos.

4. Toma de decisiones.

La diferencia en estos casos, viene dada de la imposición o consenso que existe a la hora de tomar decisiones. Ya hemos visto que en un grupo la jerarquía está bien definida y serán los niveles jerárquicos altos los que se encarguen de esta toma de decisiones.

Si bien, no será así en un equipo en el que se tratarán los temas a un mismo nivel, se requerirá de consenso y acuerdo entre los miembros, esto aporta fluidez a la toma de decisiones pero también se encuentra con la desventaja de se les requiere más tiempo para alcanzar un consenso.

5. La comunicación.

La comunicación puede ser uni-direccional o bi-direccional en el caso de grupos, la estructura jerárquica influirá en el tipo de comunicación utilizado.

Una comunicación multidireccional es utilizada en el caso los equipos que consiguen más fluidez y agilidad para la resolución de problemas, la generación de nuevas ideas, etc. Incluso para la toma de decisiones, aunque les requiera de más tiempo.

6. Éxito y responsabilidad.

Como ya hemos visto, los objetivos en un equipo son comunes, por eso, su consecución será consecuencia de un logro compartido en el que todos los miembros hayan aportado su know-how. Se generan sinergias que son aprovechadas para generar ideas, para conseguir objetivos, para desarrollar proyectos completos.

Sin embargo, en un grupo, se tratarán el éxito y la responsabilidad de manera individual. De tal modo, que cada uno trabajará de manera independiente para conseguir sus metas propias, sus propios objetivos, independientemente del resto de componentes.

 

Pues hasta aquí el segundo post de jueves, el nuevo día de publicación. Aquí están algunas de las diferencias que existen entre un equipo y un grupo. Hay que tener en cuenta que dependerá de las necesidades de la organización, el hecho de elegir formar uno u otro. Las ventajas e inconvenientes de cada uno, también dependerán de las características del trabajo a realizar y de los miembros.

Saber trabajar en equipo y en grupo es un competencia básica para adaptarnos a los nuevos entornos laborales.

Y tú, ¿te reconoces? ¿perteneces a un grupo o a un equipo? Me gustaría conocer tu experiencia.

Anuncios

Voluntaria en línea | Online volunteer

En uno de los primeros post de este blog hablaba sobre el voluntariado y cómo me había servido para mejorar tanto personal como profesionalmente. Hoy quería hablaros de una nueva versión de voluntariado que estoy practicando y que creo que puede animar a muchos a colaborar.

El voluntariado que yo había practicado hasta ahora había sido siempre el voluntariado presencial, me gustan las personas, las relaciones humanas y todo lo que me aporta conocer gentes nuevas. Por eso, desde que terminé el voluntariado en el extranjero del que hablaba en el post, me surgió la necesidad de seguir colaborando e intenté buscar una asociación con la que compartiera valores para poder emplear algo de mi tiempo con ellos.

No fue difícil, unas cuantas búsquedas y una entrevista, et voilà, encontré un sitio en el que encajaba. Pero lamentablemente duró poco, muy poco, a las pocas semanas de encontrar la ONG con la que quería colaborar, cambié de ciudad.

¿Y ahora qué? pensé, ni siquiera había empezado a colaborar y ya había tenido que dejarlo.

La opción más sencilla habría sido desvincularme de la asociación y comenzar a buscar un nuevo sitio para colaborar. Pero había dos cosas que me ataban al proyecto:

  • El compromiso que había adquirido al ofrecerme como voluntaria.
  • Los valores que compartía con la asociación y que me ataban a ella.

Así que, abandonar no fue una opción. Rápidamente les propuse una nueva vía para continuar con el voluntariado: colaborar, dentro de mis posibilidades, desde la distancia. Para ello, solo necesitaría mi ordenador portátil y una conexión web, nada de lo que no pudiese disponer. Es aquí cuando comencé a colaborar con ellos vía email, yo no podía aportar mi tiempo en persona, pero sí que podía aportar mis conocimientos a distancia.

Un manual de Excel para empezar desde cero, una plantilla de presupuesto para finanzas personales y algún que otro documento útil para las usuarias del servicio de la Asociación; han sido, por ahora, mis primeras colaboraciones. He descubierto que puedo ser igual de útil, con la flexibilidad que me aporta poder colaborar desde el lugar donde esté en ese momento. Así fue como llegué sin saberlo a practicar una nueva modalidad de voluntariado: el digital o virtual volunteer.

Una vez me puse a escribir este blog, encontré alguna información online sobre el tema que, ahora que he comentado mi experiencia, me gustaría compartir. En Cruz Roja he encontrado un documento muy interesante en el que se define el voluntariado virtual o en línea como:

[…] se definen como aquellos voluntarios que colaboran con una organización desde su casa o su trabajo pero no desde la sede de dicha organización. Su principal herramienta de trabajo suele ser cualquier aparato conectado a Internet (ordenador, teléfono móvil, Tablet, etc.) y su principal valor añadido es el conocimiento (sus capacidades, habilidades, sabidurías).

Voluntariado Virtual. Cruz Roja.

En este documento se define el voluntariado y se dan algunas ideas sobre cuáles son las labores en las que se puede colaborar a través de esta modalidad de voluntariado.

Además, si estás barajando colaborar virtualmente aquí tienes algunas opciones:

Para terminar, aquí dejo una frase que me inspira para seguir colaborando como voluntaria:

20170207-eduardo-galeano

¿Y tú, practicas algún tipo de voluntariado? ¿Conocías el voluntariado digital? Me gustaría conocer tu experiencia.

Honestidad, un valor clave.

Razones por las que considero la honestidad un valor clave.

Hace unos días leía en LinkedIn a una persona que preguntaba algo así como… cómo definirías en una palabra a la persona que más te había hecho crecer y, aunque una palabra me parecía insuficiente, no dudé en un momento en pensar que la honestidad era la clave.

Aproveché la ocasión para leer el resto de comentarios que tenía la publicación en el que pude encontrar palabras como: ejemplo, esfuerzo, confianza y apoyo, entre otros. Y, efectivamente, no dudo del hecho de que son adjetivos sumamente importantes en el desarrollo de una persona. Son cualidades que nos ayudan a conseguir los objetivos, a pelear día a día, a luchar, a integrarnos en un equipo, a evolucionar.

Pero es que, cuando me tocó pensar en las características clave de quienes habían influido tan positivamente en mi carrera como para hacerme crecer, me di cuenta que no todas compartían los mismos adjetivos, aunque sí que tenían uno en común. Y es que, ha habido en mi entorno personas tenaces, analíticas, motivadoras, creativas, decididas y con mil y una características. Personas tan diferentes y, a la vez, tan honestas que me han hecho crecer tanto de manera personal como profesional.

Pero bueno, quizás cada uno tiene un concepto de honestidad diferente, por eso, antes de empezar a escribir este post, quise buscar cómo definía la R.A.E. la honestidad y me sorprendió la cantidad de palabras en las que coincido con la definición que dan. Se habla de personas decentes, se habla de personas razonables y justas; de personas honradas. Por más que lo leo no puedo estar más de acuerdo con la definición.

Por otro lado, investigando sobre este tema, me topé con esta entrevista a Howard Gardner, autor de la Teoría de las Inteligencias Múltiples. Recomiendo encarecidamente la lectura de la entrevista pues entre otras cosas, Gardner habla de personas ECE, refiriéndose a personas Excelentes, Comprometidas y Éticas.

He aquí un extracto de la entrevista con link directo:

¿Por qué hay excelentes profesionales que son malas personas?Descubrimos que no los hay. En realidad, las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes.

Howard Gardner para La Vanguardia

Leyendo los comentarios de aquellos que definieron a quienes les hicieron crecer, leyendo la definición de la RAE y leyendo a Gadner, no dejo de pensar que la honestidad es un valor clave para ser un profesional excelente. Ser honestos con nuestros clientes, con nuestros colaboradores y, cómo no, con nosotros mismos.

Para finalizar, no quiero dejar pasar la oportunidad de dar las gracias a todas esas personas honestas que se toparon en mi carrera. GRACIAS, en mayúsculas para demostrar lo importante que fuisteis y sois. Gracias por enseñarme, por apoyarme y por creer en mí. Gracias por ser un faro en mi camino, por ser la luz de referencia y ser ejemplo de que la excelencia profesional pasa por ser buena persona.

Y tú, ¿cómo definirías a la persona que te hizo crecer? Me gustaría conocer tu opinión sobre qué valor consideras clave para ser un buen profesional.

¿Qué tal si hablamos de personas?

RRHH vs Personas

El término Recursos Humanos forma parte de nuestro día a día. Las universidades ofrecen Grados en Relaciones Laborales y Recursos Humanos, Másteres en Gestión de Recursos Humanos; las empresas cuentan con Departamentos de Recursos Humanos, técnicos de Recursos Humanos en sus filas; son muchas las ocasiones en las que se aplica este término y, casi todos, estamos acostumbrados a utilizarlo.

Si observamos la definición de recurso emitida por la R.A.E.:

7.m.pl.  Conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad o llevar a cabo una empresa. Recursos naturales, hidráulicos, forestales, económicos, humanos.

Sin embargo, las personas son algo más complejo que un recurso, es un sujeto de derecho, supuesto inteligente, con capacidad, disposición y prudencia. Entonces, ¿por qué incluir dentro de la misma clasificación los recursos económicos que las personas que trabajan en una organización?

Desde hace unos años, las nuevas tendencias de la gestión de los conocidos RRHH se mueven hacia una nueva nomenclatura: gestión de personas y del talento.

Las razones son varias:

Por un lado, cuando hablamos de políticas de RRHH no estamos teniendo en cuenta el desarrollo personal, sino que, principalmente, aplicamos políticas generalistas para atender a todos los que forman parte de una organización.

human-1562837_640No obstante, cuando hablamos de personas, hablamos de colaboradores y de talento.

Tener en cuenta las personas nos hace crear un ambiente de confianza en el que se escuchan las necesidades y objetivos de cada uno, así como sus deseos y metas. Por eso, hablar de Gestión de Personas implica mucho más que la Gestión de RRHH, implica hablar de liderar personas, tener en cuenta sus competencias y sus motivaciones.

Al considerar las necesidades y motivaciones de cada una de las personas que forman parte de una organización, podemos gestionar las competencias, esto es, ver cómo se pueden desarrollar para conseguir los objetivos. Por eso, tienen tanta importancia las evaluaciones de desempeño porque las personas poseen esas competencias que pueden desarrollarse y también pueden adquirir otras nuevas, porque cada una de ellas tiene potencial de mejora.

Es un enfoque en el que se tiene en cuenta que gracias a las personas se genera ventaja competitiva en las empresas, porque aportan sus conocimientos y esfuerzo día a día.

Las políticas de gestión de personas tienen en cuenta la formación, el desarrollo, una política de promoción y retribución justas, entre tantas, porque suponen considerar que las personas no son recursos en sí, sino que las personas son ricas en recursos y por ello las organizaciones crecen y consiguen sus objetivos.

Me gustaría conocer tu experiencia, ¿en tu entorno se habla de Recursos Humanos o de Personas