10 Razones para hacer cursos online

 

La formación gratuita online es una oportunidad que tenemos en nuestras manos y si la aprovechamos podremos obtener muchos beneficios. ¿Quieres saber cuáles son?

1. La oferta formativa es muy amplia.

La oferta formativa es extensa y hay decenas de portales que ofrecen cursos gratuitos en una amplia – amplísima – variedad de materias. Seas ingeniero, cocinero o un interesado en el arte, puedes encontrar cursos adaptados a tus necesidades.

Estas plataformas son las que yo más utilizo:

Pero hay tantas como tiempo tengas para investigar online.

2. Mejora tu currículum

La formación es clave en nuestro currículum, eso es indudable, es esencial tener una buena base de conocimientos para poder desarrollar cualquier actividad.

Si lo que buscas es un certificado para completar tu currículum, debes saber que dependiendo del portal y de quién sea el proveedor del curso, podrás obtener un certificado gratuito o tendrás que comprarlo.

En mi caso, más allá de obtener un certificado, me interesan los conocimientos en sí de aquellas materias que puedan aportarme algo, por lo que considero que mejoraré mi currículum aprendiendo, que es lo más importante.

3. Te mantiene actualizado y al día

Realizar estos cursos, es una manera de seguir con la formación continua de forma gratuita. Quizás acabaste los estudios hace diez, quince o tan solo un par de años; los contenidos cambian y se actualizan y, a veces, aunque no nos guste, nos olvidamos de cosas.

Al igual que la vieja enciclopedia tenía sus versiones y debías consultar las más recientes, mantenernos al día es imprescindible. Con esta formación, podrás tener acceso a nuevas tendencias, teorías o incluso recordar contenidos que teníamos olvidados.

4. Aprenderás de otros compañeros

Aunque sean cursos online, estarás muy implicado con tus compañeros. Con los ejercicios P2P de algunas plataformas, deberás corregir los ejercicios de otros compañeros y ellos corregirán los tuyos.

La realización de actividades P2P, favorece que puedas encontrar multitud de maneras de resolver un ejercicio y aprender de ello.

5. Flexibilidad 

En casa, en la biblioteca o incluso en el metro, la flexibilidad de estos cursos es una de sus mayores ventajas.

Si bien, en aquellos cursos que tienen ejercicios, puedes tener un calendario preestablecido para ir al día con tus compañeros, son calendarios flexibles y muy accesibles en cuanto al tiempo requerido.

6. Practica idiomas

También supone una buena oportunidad para practicar idiomas, realizar cursos de universidades extranjeras en los que los profesores aporten material de audio o vídeo, es una oportunidad de escuchar diferentes acentos en personas reales que, además, hablan de temas de tu interés.

7. Mejora tu red de contactos

Como hemos visto, en estos cursos tendrás contacto con tus compañeros a través de las correcciones e incluso a través de los foros. Aprovecha la oportunidad para ampliar tu red de contactos.

Los cursos son voluntarios y si tus compañeros los realizan es porque están interesados en la materia, igual que tú, con lo cual es una buena oportunidad de conocer personas interesantes. Quizás sea una buena idea añadirlos a LinkedIn.

8. No olvides que tus hobbies también tienen cabida

Formarse no tiene porqué ser únicamente exclusivo del ámbito laboral, tus hobbies también pueden encontrar su espacio en esta formación online.

Si te interesa aprender nociones básicas de chino para tu próximo viaje, o eres un apasionado de la mitología, puedes encontrar cursos que se adapten a tus intereses en cada momento.

9. Mantiene tu motivación

Aprender cosas nuevas, leer contenidos interesantes, divertirse con materias que nos gustan. Además, siempre tienes contenidos sugeridos

10. Sigues creando la mejor versión de ti mismo

Esta es para mí es la mejor de las razones. Bien hayas decidido hacer cursos para mejorar tu faceta laboral o la personal, estarás trabajando tus habilidades y eso solo supone una cosa maravillosa: estarás creando tu mejor yo.

Aquí te dejo una imagen que resume todas estas razones:

10razones20para20hacer20cursos20online

¿Y tú, participas regularmente en estos cursos? Me gustaría conocer tu experiencia y si tienes algunas razones más, también, cuéntamelo en los comentarios.

 

Anuncios

Llegar a M.A.R.T.E.

  1. MARTE: el cuarto planeta del Sistema Solar.
  2. MARTE: película de Ridley Scott protagonizada por Matt Damon.
  3. MARTE: el día después del lunes (rrrrredoble de tambores para el chiste malo del día).
  4. MARTE: acrónimo que nos dice los requisitos que tienen que cumplir nuestros objetivos.

Después leer las definiciones y teniendo en cuenta la temática de este blog, voy a centrarme en hablar de la última de ellas, es decir, cuáles son las características que deben reunir nuestros objetivos para que sean útiles. Se trata de una regla nemotécnica que nos permite recordar esas características cuando estemos estableciendo dichos objetivos.

marte20regla20para20definir20objetivos

Como vemos, las 5 letras de la palabra nos dan estas pistas:

  • Medibles: que podamos cuantificarlos, de este modo podremos saber el porcentaje de consecución.
  • Alcanzables: los objetivos deben ser realistas, un objetivo inalcanzable puede mermar nuestra motivación.
  • Retadores: que nos supongan una motivación para trabajar y alcanzarlos.
  • Tiempo: que tenga en cuenta la variable tiempo: con plazos, fecha de inicio, fecha límite… puede ser interesante tener una línea del tiempo, de manera que podamos reflejar cada hito conseguido.
  • Específicos: detallados, con suficiente información para que tanto nosotros como una persona externa sepa qué es lo que queremos conseguir.

Aplicar estas 5 condiciones a nuestros objetivos nos situará en el plano realista y podremos empezar las acciones para conseguirlos.

La palabra M.A.R.T.E. es una adaptación de la regla en inglés, que originariamente se llama S.M.A.R.T.:

  • Specific
  • Measurable
  • Attainable
  • Realistic
  • Time-bound

SMART significa inteligente, elegante, con lo cual también es una buena técnica nemotécnica acordarte de cómo tus objetivos deberían ser.

Ambos acrónimos son muy interesantes, nos dan las pistas para que no divaguemos y nos encontremos con unos objetivos casi tan difíciles de conseguir como de llegar al planeta rojo.

Y tú, ¿has comprobado si tus objetivos cumplen la regla M.A.R.T.E.? Me gustaría conocer tu experiencia a la hora de establecer objetivos.

¿Estás aquí y ahora? La Atención Plena

STOP. Para un segundo, ¿estás aquí y ahora? ¿Has sido consciente «de verdad» de que vas a leer un texto o lo has abierto por inercia?

Después del post de la semana pasada hablando del multitasking y lo que supone intentar estar haciendo varias cosas a la vez, quería hablaros de la atención plena, o de cómo mejorar nuestra vida siendo conscientes de lo que nos ocurre. El mindfulness o atención plena, puede considerarse una técnica de meditación que nos puede ayudar a reducir el estrés tanto en nuestra vida personal como profesional (aunque el minfulness en sí engloba mucho más como, por ejemplo, el no juzgar ni a nosotros mismos ni las situaciones).

Si te interesa saber cómo funciona, sigue leyendo, aquí van unas pequeñas pinceladas y un poco de mi experiencia personal.

Continue reading “¿Estás aquí y ahora? La Atención Plena”

Mi búsqueda de empleo organizada

Después de unos meses implicada en proyectos complementarios a mi carrera profesional, como realizar un voluntariado o un curso intensivo de inglés para mejorar mis competencias profesionales; me he propuesto realizar una búsqueda de empleo con agenda.

¿De qué se trata?

Se trata de una herramienta para la búsqueda de empleo que incluye todas las actividades a realizar para conseguir el éxito. Es decir, enfocar la búsqueda de empleo como un proyecto con sus tareas y tiempos.

He considerado enfocar activamente la búsqueda como si fuera un empleo en sí. Porque esto no se trata de una cuestión de suerte, sino que hay que afrontarlo con actitud y confianza.

En mi caso, he denominado el proyecto “La Búsqueda” para desgranar aquellas actividades que tengo que tener en cuenta para buscar empleo.

¿Cómo he empezado y cuáles son mis tareas?

Lo principal que he planteado en este caso es pensar en qué quiero y en qué puedo trabajar. Conocerme a mí misma. Muchas veces estamos tan focalizados en el “deber” que nos olvidamos de lo que queremos y, teniendo en cuenta que pasaremos trabajando más de la mitad de nuestra vida, es importante para mí poder acceder a una profesión que me motive y a la que pueda aportar todo lo mejor de mí.

Por eso, he considerado importante centrarme en aquello en lo que puedo trabajar y también en lo que me gustaría. De este modo, he podido averiguar que para acceder a determinados puestos necesito una formación específica y me he puesto a ello buscando cursos y formación que me permita acceder.

Ahora, una vez sabiendo a dónde quiero y puedo llegar, he planteado mis tareas:

Elaborando mi currículum creativo y verdadero: poco queda que añadir. Una cosa sí, si quiero que mi currículum destaque tengo que ser diferente, por eso, me decidí a utilizar un formato atractivo a la vista que pueda diferenciarme del resto de candidatos a una oferta.

Posicionándome en redes sociales: hoy en día es casi más importante que tener un currículum vistoso. La presencia en la red LinkedIn es un imprescindible. En el post de la semana que viene os contaré cómo conocer tu índice de Ventas en Redes sociales de LinkedIn.

Seguimiento de ofertas: en mi caso, he creado un excel con toda la información que necesito para hacer seguimiento de las ofertas. He incluido aspectos relevantes como:

  • Fecha de la candidatura.
  • Datos de la empresa
  • Puesto de trabajo ofertado
  • Ubicación del puesto: para mí es un factor importante, dado que mi disponibilidad geográfica es total y estoy buscando empleo en todo el territorio nacional, incluso en algunos países extranjeros.
  • Portal: a través de qué portal he visto la oferta y me he inscrito.
  • Link de la oferta.
  • Datos adicionales.
  • Estado de la candidatura: uno de los campos más importante, porque puedo filtrar aquellas ofertas en las que sigo activa y saber en qué estado está.

Constancia: levantarme cada día y actualizar mis redes sociales, además de comprobar las nuevas ofertas, es un trabajo que requiere constancia. Estoy aprendiendo que la búsqueda de empleo hoy en día es cada vez más impersonal (pocas empresas recogen el currículum en mano) y es más difícil acceder a ellas, por eso me he decidido a usar este método.

 

¿Y tú cómo afrontas la búsqueda de empleo? ¿Tienes alguna recomendación? Me gustaría conocer tu experiencia.

Espero que este post te haya resultado útil y motivador para la búsqueda de empleo. Yo estoy en ello y espero ver pronto los resultados.

¿Realmente es tan urgente?

« Suena el teléfono de la oficina mientras hablas por el móvil. De fondo rechista el email, tienes 83 mensajes sin leer en la bandeja de entrada y subiendo. Intentas seguir la conversación mientras piensas que ya son las 12 de la mañana y tan siquiera te has tomado un café. Tienes que tomar nota de las instrucciones que te dan mientras hablas, pero ¡dónde has puesto el boli! Busca un papel, intenta que la tinta salga, “¿podría repetirme el número de teléfono? Le llamaré lo antes posible” Cuelgas, sigue sonando el fijo pero cuando aciertas a descolgar ya han colgado… »

Quizás te veas reflejado en algún momento de tu jornada, sientes que las agujas del reloj no marcan a 60 segundos el minuto, sino que pueden haber acelerado misteriosamente y ahora el tiempo corre al doble de velocidad, solo treinta segundos por minuto, treinta minutos por hora y cuando te das cuenta ya se te ha ido el día.

Mientras, tú no has hecho nada más que apagar fuegos, cuál bombero al sonar de la campana… salvo que tú no te deslizas por una barra pareciendo un héroe, se te intuye detrás de todos esos papeles y anotaciones, pensándolo bien te asemejas más un antihéroe: despeinado, ojeroso y con mono de café.

Piensas… ¿y ahora qué? 

Tranquilo, todos hemos tenido algún momento de nuestra vida en la que diferenciar lo urgente de lo importante es complicado y echarle la culpa a la situación no nos da la solución. Por eso, aprender a diferenciar entre aquello que realmente requiere nuestra atención inmediata y aquello que puede esperar, nos puede facilitar mucho la gestión del tiempo.

Una de las herramientas que me parecen más sencillas para conocer lo que debo priorizar, es la Matriz de Eisenhower que representa gráficamente un sistema de clasificación de tareas.

La matriz diferencia entre tareas “Importantes” y “Urgentes” y, dependiendo en qué cuadrante esté, podremos tomar decisión de: hacerla inmediatamente, planificarla y hacerla en otro momento, delegarla (si es que podemos) o, simplemente,  desecharla.

Aquí la puedes ver gráficamente (en mi caso los colores también son significativos, pues de una manera más visual me facilitan la clasificación)

Urgente e importante.jpg
Matriz de Eisenhower

De este modo, podremos observar que si el email que acabamos de recibir es muy importante pero su respuesta puede esperar a mañana, quizás podamos anotarlo en la agenda para no olvidarlo y decidir cuándo es el momento oportuno en el que podremos dedicar el tiempo necesario para contestarlo. Una buena planificación de tareas nos permitirá gestionar nuestro tiempo eficazmente y ser más productivos. Contestando a la pregunta inicial que planteaba, ¿realmente es tan urgente?

Yo llevo mi matriz anotada en la agenda, para cuando tengo un día de antihéroe poder consultarla y así decidir cómo priorizarlas. ¿Y tú? ¿Diferencias entre las tareas para decidir cuál afrontar primero? Me gustaría conocer tu experiencia.